Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.




    Este cuento nos da un boleto para nuestra búsqueda interior, nos lleva a viajar y a explorar las emociones y lo que nos pasa con el hostigamiento e intimidación que se genera entre los niños y los adolescentes. Cada vez que volvemos de nuestro mundo interno lo hacemos más fortalecidos y más sabios. De eso trata Niña en capas, Avelina contra el bullying. Conocemos la historia de Avelina y después jugamos a mirar y a pintar nuestras capas o la de algún personaje que inventemos.



    —¿Y ahora qué hacemos? —preguntó nuevamente desconcertada Avelina. 

    —Ahora solo tenés que abrazarme 

    y tomarme de la mano. 

    Niña en capas - Avelina contra el bullying - Mariela Arias

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.




    Este cuento nos da un boleto para nuestra búsqueda interior, nos lleva a viajar y a explorar las emociones y lo que nos pasa con el hostigamiento e intimidación que se genera entre los niños y los adolescentes. Cada vez que volvemos de nuestro mundo interno lo hacemos más fortalecidos y más sabios. De eso trata Niña en capas, Avelina contra el bullying. Conocemos la historia de Avelina y después jugamos a mirar y a pintar nuestras capas o la de algún personaje que inventemos.



    —¿Y ahora qué hacemos? —preguntó nuevamente desconcertada Avelina. 

    —Ahora solo tenés que abrazarme 

    y tomarme de la mano. 

    Mi carrito