Para abonar con PayPal, solicitar link de pago a ventasninapezediciones@gmail.com


    Mujer en mármol y otros cuentos contiene diez narraciones breves que presentan una mirada extrañada sobre la vida en las grandes urbes. Puede hallarse en ellos el humor negro, la fantasía, el relato complaciente y el más crudo realismo. Las pinturas de los personajes son retratos, a veces descarnados, de mujeres, hombres y niños que sueñan, desean, observan, actúan y sufren. La propuesta al lector es una invitación a transitar por el mundo de la ficción literaria para comprender el mundo actual desde la visión personal de la autora.


    Preparaba un dulce de quinotos que no tenía desperdicio. 

    Era una tradición de familia, receta infalible 

    atesorada por generaciones de mujeres aficionadas a la cocina. 

    Llevaba un kilo de fruta —antes aguijoneada por escarbandientes 

    que le quitaban el jugo ácido— dos cucharadas de miel, 

    tres cuarto kilo de azúcar, medio limón exprimido 

    y unas gotas de esencia de vainilla.


    Mujer en mármol y otros cuentos - Zelma Dumm

    $653,43

    10% de descuento pagando por transferencia bancaria

    Ver formas de pago

    Debido a la situación de cuarentena total en el país, los tiempos previstos de entrega pueden sufrir demoras. No hacemos entregas en persona. Los envíos por OCA se realizan los días viernes.

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con PayPal, solicitar link de pago a ventasninapezediciones@gmail.com


    Mujer en mármol y otros cuentos contiene diez narraciones breves que presentan una mirada extrañada sobre la vida en las grandes urbes. Puede hallarse en ellos el humor negro, la fantasía, el relato complaciente y el más crudo realismo. Las pinturas de los personajes son retratos, a veces descarnados, de mujeres, hombres y niños que sueñan, desean, observan, actúan y sufren. La propuesta al lector es una invitación a transitar por el mundo de la ficción literaria para comprender el mundo actual desde la visión personal de la autora.


    Preparaba un dulce de quinotos que no tenía desperdicio. 

    Era una tradición de familia, receta infalible 

    atesorada por generaciones de mujeres aficionadas a la cocina. 

    Llevaba un kilo de fruta —antes aguijoneada por escarbandientes 

    que le quitaban el jugo ácido— dos cucharadas de miel, 

    tres cuarto kilo de azúcar, medio limón exprimido 

    y unas gotas de esencia de vainilla.


    Mi carrito