Este libro de cuentos, el segundo de este autor en conjunto con esta editorial, es un recorrido sobre diversas temáticas, tomando narradores con diferentes puntos de vista, con un ojo puesto en la conexión con viejos amores, amigos y familiares que ya no están. Con el recuerdo, el cariño eterno y la música como vehículos, un puente hacia algo más. Con los viajes y los sueños como una posibilidad real de cerrar heridas y reconciliarse con lo que nos toca a pesar del paso del tiempo.




    El bebé estaba acostado en la cuna 

    con los ojos cerrados y las manos en forma de puños 

    a ambos lados de su cara. Estaba rosado 

    y hacía algunos movimientos con la boca, 

    como si besuqueara el aire. 

    Su cabeza estaba cubierta por un gorrito blanco 

    que parecía reciclado de una media. 

    Si bien era un sombrero mínimo, aun parecía quedarle grande. 

    El resto del cuerpo, abrigado bajo una sábana 

    con el logo de la clínica.

    Aunque respiraba rápido, se lo notaba tranquilo. 

    Su paz nos serenó. 


    Siguiendo la luna y otros relatos - Francisco Gambina

    $800,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Este libro de cuentos, el segundo de este autor en conjunto con esta editorial, es un recorrido sobre diversas temáticas, tomando narradores con diferentes puntos de vista, con un ojo puesto en la conexión con viejos amores, amigos y familiares que ya no están. Con el recuerdo, el cariño eterno y la música como vehículos, un puente hacia algo más. Con los viajes y los sueños como una posibilidad real de cerrar heridas y reconciliarse con lo que nos toca a pesar del paso del tiempo.




    El bebé estaba acostado en la cuna 

    con los ojos cerrados y las manos en forma de puños 

    a ambos lados de su cara. Estaba rosado 

    y hacía algunos movimientos con la boca, 

    como si besuqueara el aire. 

    Su cabeza estaba cubierta por un gorrito blanco 

    que parecía reciclado de una media. 

    Si bien era un sombrero mínimo, aun parecía quedarle grande. 

    El resto del cuerpo, abrigado bajo una sábana 

    con el logo de la clínica.

    Aunque respiraba rápido, se lo notaba tranquilo. 

    Su paz nos serenó. 


    Mi carrito