Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web, abonar USD 12 mediante WESTERN UNION. Puede solicitarnos nuestros datos por email a ventasninapezediciones@gmail.com

    POR FAVOR REALICE LA ORDEN DE COMPRA MEDIANTE ESTA PÁGINA Y LUEGO EL PAGO MEDIANTE WESTERN UNION. SÓLO ENVIAMOS EL LIBRO EN VERSIÓN DIGITAL, NO IMPRESA.

    UNA VEZ REALIZADO EL PAGO, ENVÍENOS EL COMPROBANTE VIA EMAIL A VENTASNINAPEZEDICIONES@GMAIL.COM


    Esta nouvelle narra la relación mágica (a fuerza de ternura e insistencia) entre una niña y su abuelo. Alejandra Naranjo nos invita a ahondar en las profundidades de la vida haciendo un pacto de amor en un juego diario, a crecer en blandura y revivir las memorias, soltando la tristeza, la muerte y la frustración para abrazar la vida con ingenuidad e inocencia. 


    ...se distinguía lo que latía por debajo; 

    porque cuando hablaba desde el corazón abierto 

    se sonrojaba recuperando la vitalidad de un niño 

    que acababa de nacer. 


    Una margarita entre terrones - Alejandra Naranjo

    $1.500,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web, abonar USD 12 mediante WESTERN UNION. Puede solicitarnos nuestros datos por email a ventasninapezediciones@gmail.com

    POR FAVOR REALICE LA ORDEN DE COMPRA MEDIANTE ESTA PÁGINA Y LUEGO EL PAGO MEDIANTE WESTERN UNION. SÓLO ENVIAMOS EL LIBRO EN VERSIÓN DIGITAL, NO IMPRESA.

    UNA VEZ REALIZADO EL PAGO, ENVÍENOS EL COMPROBANTE VIA EMAIL A VENTASNINAPEZEDICIONES@GMAIL.COM


    Esta nouvelle narra la relación mágica (a fuerza de ternura e insistencia) entre una niña y su abuelo. Alejandra Naranjo nos invita a ahondar en las profundidades de la vida haciendo un pacto de amor en un juego diario, a crecer en blandura y revivir las memorias, soltando la tristeza, la muerte y la frustración para abrazar la vida con ingenuidad e inocencia. 


    ...se distinguía lo que latía por debajo; 

    porque cuando hablaba desde el corazón abierto 

    se sonrojaba recuperando la vitalidad de un niño 

    que acababa de nacer. 


    Mi carrito