Para abonar con moneda extranjera, ingresar a paypal.me/ninapezediciones y abonar USD 12.


    No había necesidad de un título es un cúmulo de cuentos que se resisten a la definición simple y a la mirada única, sin caer en el caos pero superponiéndose entre sí de maneras insospechadas y sospechosas. La noción misma de cuento es puesta en duda como género y la noción de género es puesta en acto en algunos cuentos. El lenguaje es puesto en juego a través de la fonética, de la semántica y de la pragmática, creando paralelismos e historias que irrumpen desde cualquier otro lugar, sin caer en el lugar común y, al mismo tiempo, permitiéndose una nueva visita a los clásicos occidentales, y presentando un universo literario propio, que no empieza en estos cuentos ni acaba en ellos.


    Desde aquel día me esfuerzo en ver siempre mi marca, aunque nadie pueda verla, aunque casi nadie pueda verla, porque lo que importa es que yo la vea, que yo la sienta, que yo sepa que es mi marca, que eso soy yo, que yo soy feliz. 

    No había necesidad de un título - Martín Peña

    $618,75

    Ver formas de pago

    Debido a la situación de cuarentena total en el país, los tiempos previstos de entrega pueden sufrir demoras. No hacemos entregas en persona. Los envíos por OCA se realizan los días viernes.

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con moneda extranjera, ingresar a paypal.me/ninapezediciones y abonar USD 12.


    No había necesidad de un título es un cúmulo de cuentos que se resisten a la definición simple y a la mirada única, sin caer en el caos pero superponiéndose entre sí de maneras insospechadas y sospechosas. La noción misma de cuento es puesta en duda como género y la noción de género es puesta en acto en algunos cuentos. El lenguaje es puesto en juego a través de la fonética, de la semántica y de la pragmática, creando paralelismos e historias que irrumpen desde cualquier otro lugar, sin caer en el lugar común y, al mismo tiempo, permitiéndose una nueva visita a los clásicos occidentales, y presentando un universo literario propio, que no empieza en estos cuentos ni acaba en ellos.


    Desde aquel día me esfuerzo en ver siempre mi marca, aunque nadie pueda verla, aunque casi nadie pueda verla, porque lo que importa es que yo la vea, que yo la sienta, que yo sepa que es mi marca, que eso soy yo, que yo soy feliz. 

    Mi carrito