Para abonar con moneda extranjera, ingresar a https://www.paypal.com/paypalme/ninapezediciones , abonar USD 12,00.- y enviar el comprobante del pago a ventasninapezediciones@gmail.com

    Envíos a todo el mundo.



    Poemas ordinarios para los tiempos modernos es el reflejo de un poeta que, desde la mirada del detalle y la sensibilidad, recoge aspectos de la cotidianidad que parecen pasar desapercibidos en este mundo en constante cambio y vorágine. Lo que contiene este libro son descargas de verdades, franquezas del poeta siendo individuo, reconociéndose ante la adversidad y lo que lo atribula. La voz sincera, la poesía sencilla y la descripción a través de las metáforas cuidadas logran, desde el texto, desconectar al lector de lo digital y volver a sentirse humano, presentirse parte de un cúmulo más grande, mirar a los lados y reconocerse en el otro.



    Cuando los vientos atacan y el frío parece que nunca tendrá

    piedad, encender el calefón parece un reto. Encender el

    calefón te digo, hay que encender todo, mientras las manos

    te tiemblan y el revoloteo del viento choca contra la

    persiana. Vos me mirás desde la puerta con tu mejor cara de

    piedad y me decís ¿Pudiste? Y yo te miro resignado porque

    nunca entendí las formas del fuego. Hay que encender el

    calefón todas las mañanas o esperar que el frío haga lo suyo.

    Poemas ordinarios para los tiempos modernos - Gabriel Urrutia

    $750,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con moneda extranjera, ingresar a https://www.paypal.com/paypalme/ninapezediciones , abonar USD 12,00.- y enviar el comprobante del pago a ventasninapezediciones@gmail.com

    Envíos a todo el mundo.



    Poemas ordinarios para los tiempos modernos es el reflejo de un poeta que, desde la mirada del detalle y la sensibilidad, recoge aspectos de la cotidianidad que parecen pasar desapercibidos en este mundo en constante cambio y vorágine. Lo que contiene este libro son descargas de verdades, franquezas del poeta siendo individuo, reconociéndose ante la adversidad y lo que lo atribula. La voz sincera, la poesía sencilla y la descripción a través de las metáforas cuidadas logran, desde el texto, desconectar al lector de lo digital y volver a sentirse humano, presentirse parte de un cúmulo más grande, mirar a los lados y reconocerse en el otro.



    Cuando los vientos atacan y el frío parece que nunca tendrá

    piedad, encender el calefón parece un reto. Encender el

    calefón te digo, hay que encender todo, mientras las manos

    te tiemblan y el revoloteo del viento choca contra la

    persiana. Vos me mirás desde la puerta con tu mejor cara de

    piedad y me decís ¿Pudiste? Y yo te miro resignado porque

    nunca entendí las formas del fuego. Hay que encender el

    calefón todas las mañanas o esperar que el frío haga lo suyo.

    Mi carrito